SOBRE COMENTARIOS.

En este blog,los comentarios están sujetos a moderación,para evitar el spam y los clásicos trolls. Sus comentarios,si están hechos con educación,serán publicados y contestados en el caso de que sean preguntas lo más rápido posible.Gracias.

Colaboración con Unidad E.I.P.U.S.

Me es grato informar de la colaboración conjunta con un gran grupo de investigadores de fenómenos paranormales como es la unidad eipus,de la cual me siento orgullosa de ser amiga y de los cuales se podrán ver vídeos de su canal aquí en mi blog,de los cuales estoy suscrita a través de su canal de youtube y del que recomiendo que vean :
https://www.youtube.com/channel/UCagFN_XbuDKORF4chsGUzrw
Creo que les va a gustar esta colaboración,ya que de esta forma será un medio escrito-audiovisual.

lunes, 3 de enero de 2011

LA CASA DE LAS SIRENAS

EL MISTERIO DE LA CASA DE LAS SIRENAS

Es un palacete residencial del siglo XIX de estilo francés,construido en el año 1861, sito hacia el centro de la Alameda de Hércules de Sevilla. Se llamaba en su origen "Recreo de la Alameda", pero popularmente es conocido como "Casa de las Sirenas" por las grandes figuras de estos seres mitológicos que adornaban las rampas de acceso a la portada principal y otras menores en la cima de las jambas de esta portada...



Fue mandado construir por Don Lázaro Fernández de Angulo, marqués de Esquivel. Se culmina en 1864. A los seis años de su construcción el marqués de Esquivel vendió la casa, pasando desde entonces por muy diferentes dueños y llegando a ser una de tantas casas de citas que existían en la zona de la Alameda de Hércules.



Desde entonces ha pasado por diversos dueños, hasta ser abandonada desde la década de 1980. El estado de abandono llegó hasta la auténtica ruina, desplomándose los tejados e incluso parte de la fachada sur. Se robaron las rejas de la portada principal y las famosas sirenas.
En 1992 la adquiere el Ayuntamiento de Sevilla, emprendiendo su reconstrucción. Actualmente es Centro Cívico del Distrito "Casco Antiguo", con abundantes actividades culturales.
Pero realmente la historia que pesa bajos sus muros es otra bien distinta, vamos a desvelarla a continuación.
Un guardia de seguridad que había trabajado hacía años en el edificio aseguraba que en su interior había sentido presencias extrañas con tal fuerza que llegó un momento en el que se sentía incapaz de hacer sus rondas.


Los vecinos no sabían que dentro de la construcción ocurriera nada anómalo y contaron que la historia por la que se les preguntaba podría estar originada porque debajo de la casa pasaban túneles que recorrían muchos metros. Este pudo ser el origen de la leyenda negra que motivase los murmuraciones al fantasma entre algunos trabajadores del centro.



Según una primitiva leyenda, la mansión habría sido ordenada edificar por la princesa Ratazzi, María Letizia Wyse Bonaparte, descendiente de Napoleón, al Barón Haussmann prefecto del Departamento del Sena
Tal vez la princesa quiso refugiarse en Sevilla én una casa semejante al palacio que la cobijó en París y esperar tristemente la muerte viendo pasar tras las vidrieras, berlinas y landós, sombreros, miriñaques y encajes, por los majestuosos paseos que entonces se derrochaban por la Alameda, siendo muy probable que sus lloros y lamentos quedaran apresados entre la nobleza de tan sofisticado edificio.


Allá por el año 1853, la Alameda de Hércules de Sevilla era uno de los lugares más emblemáticos de la capital, lugar de ocio y paseo y donde residía y de daba cita la flor y la nata de la sociedad.
Estaba edificado sobre un terreno de mil ochocientos metros cuadrados, de los cuales mil doscientos se destinaron una edificación con techumbre de pizarra de dos plantas más un ático. Contaba con patio central y sendos jardines afrancesesados, aislados del exterior por un muro culminado por motivos románticos y una rampa que daba acceso al interior, y que soportaban las esfinges de dos sirenas de bronce, y otras menores en la cima de las jambas de esta portada, que dieron origen al nombre popular con el que ya sería conocido: “La Casa de las Sirenas”.


El conjunto se complementaba con dos edificios anexos que servían a su vez de tapia.
El uso de los mismos era seguramente de caballerizas o apeadero.
Sin embargo el Marqués de Esquivel no vivió en ella más de seis años y tras varias ventas,llegó a vivir durante muchos años en ella la familia de la Portilla, una de las más renombradas de entonces.
Poco a poco la Alameda fue perdiendo el poderío de antaño, degenerando en la decadencia. Se desconoce el motivo por el que la familia Portilla abandonó la mansión allá por los años cincuenta del siglo XX, pero lo que sí se sabe es que La Casa de las Sirenas, al igual que la Alameda, fue decayendo poco a poco, convirtiéndose en casa de citas en la España de la posguerra.


De una manera  u  otra, los últimos moradores, tal vez debido a la época de escasez y miseria, tal vez por dejadez, la fueron dejando morir en su abandono, siento total su decadencia posterior a 1980, fecha en la que dejó de estar habitada.
Ya por sobre los años cincuenta, corrían rumores de misterio sobre La Casa de las Sirenas. Los vecinos colindantes, se hacían confidencias a media voz de ruidos extraños provenientes de la casa, y la chiquillería jugaba a convertirse en valientes e intrépidos capitanes para reptar por sus muros casi derruidos y adentrarse en su lúgubre interior, cubierto de polvo y telarañas, con alguna que otra lámpara modelo Versalles que daba fe de lo que en otro tiempo había sido.


Los que entraban, siempre salían precipitadamente de la misma, con la cara pálida como la cera, los ojos desmesuradamente abiertos, y sobre todo, presas del miedo y del pánico. Entre ellos se contaban lo que habían visto, lo que habían oído, lo que habían percibido: Etéreas figuras que pululaban por la estancia, golpes provenientes de ningún sitio, sonido de pasos inesistentes e incluso murmullos que se alejaban en el aire.



Las murmuraciones contaban, que bajo la casa pasaban túneles, y que además en la mansión, habitaba un fantasma, puede que proveniente de los subterráneos, o del mismo núcleo de la familia de la Portilla.
La historia provenía de cuando esta familia habitaba en ella. Según decían, uno de sus descendientes podría haber estado confinado dentro de la vivienda hasta el día en que murió. Este descendiente, acomplejado y traumatizado desde su infancia por su condición homosexual, habría optado por llevar una vida de reclusión dentro de su propia casa, autocastigándose por ello.



 Pero existían otra versión similar aunque con una notable diferencia: el enclaustramiento no había sido voluntario, sino obligado por sus propios familiares, temeroso de que lo que entonces se consideraba una vergüenza saliera a la luz pública, siendo muchos los que afirmaban que además lo mantenían atado para que no se escapase.
Tal vez su muerte fuera natural, tal vez provocada, pero todos entonces aseguraban que el supuesto fantasma que habitaba en las ruinas de la casa era el suyo. Ya fuera cierto o puro juego de la fantasía, La Casa de las Sirenas siguió manteniendo un cierto aura de misterio hasta el final de sus existencia, cuando ya totalmente derrumbada por falta de asistencia, fue demolida a principios de los años noventa de la pasada centuria y reconstruida nuevamente, fiel réplica del original, majestuosa y altanera, para convertirse en el Centro Cívico Las Sirenas, lugar cultural que ha vuelto a hacer resurgir la sufrida Alameda de Hércules.
Actualmente han vuelto a circular los rumores de que el personal de seguridad del edificio percibía fuerzas extrañas, e incluso alguien aseguró haber visto una figura etérea en las caballerizas.



Tal vez, ahora que están tan en boga las leyendas sobre fantasmas y fenómenos paranormales, estos rumores que resurgen de nuevo sean fruto del deseo popular de devolver de nuevo a La Casa de las Sirenas, el mismo misterio que se le otorgó en otro tiempo, lo mismo que se la ha devuelto la majestuosidad de entonces.
Como quiera que sea, el personal del Centro Cívico guarda silencio y no se pronuncia sobre el tema. No se sabe si porque todo sea una mera leyenda urbana, o porque se vean “obligados” a mantener la boca cerrada.



Pero lo más seguro,es que si existen o existieron esos túneles ,encima aprovecharon el solar y hubo ese sufrimiento,por parte de aquella persona homosexual,traumatizado por su propia familia,se sigan produciendo fenómenos paranormales,ya que éstos,también se dan,aunque se intenten quitar demoliendo " el edifício maldito " no olvidemos,que la impregnación de las energías negativas que indujeron a que se realizasen,por medio de sufrimientos,estos fenómenos,siempre siguen y seguirán ahí.
También hay que recordar,que muchas casas encantadas,la mayoría,es porque están construidas sobre un cementerio,por muy antíguo que sea,que al ser removido,para cimentar la nueva construcción,no deja de ser lo que fué y las ánimas se rebelan.

Por tanto,el afán inmobiliario,que nada respeta,ni siquiera obras de arte arquitectónicas,ni yacimientos arqueológicos ( porque ya se sabe que poderoso caballero es don dinero y si lo hay,poniendo el dinerito en manos de mandamases,hay permisos para todo...) cometen a veces unos testarazos de aupa,ya,que a nadie le gusta vivir con "visitantes añadidos "


FUENTE: http://sevillamisteriosyleyendas.blogspot.com/2010/10/la-casa-de-las-sirenas.html

5 comentarios:

Gonzalo dijo...

Y digo yo........¿tan difícil es acceder a saber los sucesores de la familia de la Portilla (sus antiguos moradores y últimos hasta la década de los 30 del siglo XX)y quien era el niño que ahora se supone que tiene "encantada" la casa?. Yo tengo más fotos de ése chico, pero NO he podido nunca saber que fué de ésa familia de la Portilla.......

perlita_rosita/NAYADE dijo...

Voy a intentar saber algo más de esa familia,aunque por regla general,si es verdad lo del tema de la homosexualidad del chaval,es dificil que quiera hablar algún sucesor y si el fantasma es de un niño y aquello en el pasado fué casa de citas,también estaba mal visto que una mujer de vida alegre tuviera un hijo,el cual,sería odiado por la sociedad...o incljuso matado por su propia madre,así que no me extraño de nada en ese caso...

Juan Carlos Reina dijo...

Hola, soy trabajador de la Casa de Las Sirenas desde hace tres años, y decir que en ella ni ha habido ni hay fantasmas algunos, no son más que leyendas urbanas (muy a pesar mío). También decir que el supuesto "niño homoxesual" que allí vivió encadenado y que murio exiliado por su "enfermedad" es también una leyenda, ya que este chico, de la familia Portillo, murió en Granada durante la guerra civil española por una grave septicemia que acabó con su vida. Ya os digo que ni en el Centro Cívico ha pasado nunca nada ni lo del "niño" ha pasado nunca.

mari carmen garcia franconetti dijo...

Nací en la calle Feria, de chica con mi hermano, Jesús de la Rosa, (Triana), y varios/as más,nos metiamos a ver si podíamos "cazar" a los fantasmas. Lo único que vimos fue lagartijas, basura, desmoronamientos de la casa, expolio, ratas y cosas así...
Muy interesante tu entrada, enhorabuena.

Un abrazo

perlita_rosita/NAYADE dijo...

Gracias Mª Carmen.Yo,por ahora no me puedo dedicar a cazar...ya sabes,recopilo de los sítios y de algunos lugares que tengo ya en mente para escribir artículos,aunque me falta tiempo y más testigos,que son los que a veces callan como muertos ,pero bueno,al menos , algunos tengo,un saludo.