viernes, 27 de noviembre de 2009

FANTASMAS EN EL HOSPITAL DE SAN LÁZARO

HOSPITAL DE SAN LAZARO

No es extraño que la gente se inventase cosas,ya que este hospital, por debajo, está lleno

de muertos... Y así debería de ser si atendiésemos a la historia de la ciudad. Data este

edificio del siglo XIII. Tras la conquista de Sevilla se hacía necesario un lugar a

extramuros donde focalizar a los enfermos infecciosos y el rey Alfonso X funda el hospital

de San Lázaro para albergar en un primer momento A los leprosos. Desde entonces ha

funcionado como geriátrico, enfermos terminales e incluso hospital psiquiátrico

penitenciario.


También recogieron sus muros a los enfermos de las distintas epidemias que

se produjeron en Sevilla y que atestaron el recinto de muertos. Desde su fundación se

podido contar hasta siete ataques de peste bubónica (1364, 1374, 1507, 1580, 1599-1601,

1649 y 1709), destacando la de 1649, que diezmo a la mitad de la población de Sevilla, y

una de fiebre amarilla en 1800, que acabó con un tercio de los habitantes, por lo qué

debería ser cierto lo que afirmaba el cirujano plástico sobre los muertos de debajo del

hospital.




Allí fueron investigadores,los cuales contactaron con enfermeras y celadores,los cuales

tenían mucho que contar sobre sus vivencias en este hospital.Hubo más de 10 testimonios

sobre los supuestos Fenómenos que decían que ocurrían en esta vieja leprosería.


 De todos ellos, coincidieron sobre todo en un fenómeno:contaron que una monja (o una mujer vestida

de negro, según un supervisor de quirófanos) se había aparecido en cierta ocasión y la vez

que lo hizo provocó la muerte de tres personas de manera consecutiva .Sería éste,en resumen,

la historia de aparecidos que se producía.



Otro de los testimonios,por uno de los celadores, aseguraba que lo ocurrido tuvo lugar en

la primera planta, en el ala norte. Dicha ala permanece cerrada por la falta de pacientes.

Una noche uno de los anestesistas estimuladores de anfetaminas quedó encerrado por accidente y en

en dicho trance,este hombre afirmó haber sido testigo de la Aparecida, sufriendo por la

impresión un infarto que le obligo a mantenerse alejado del trabajo.



En esa misma ala, la primera Norte,a pesar De estar abandonada se oyen sonidos en su

interior.Los investigadores visitaron este ala abandonada.

Impresionaba la entrada de un oscuro pasillo, rodeado de silencio,en cuyos lados se abrían

vacías habitaciones con camas sin colchones.




En la segunda planta también parece que se han producido apariciones fantasmagóricas.

Cuentan que en la habitación 203 Fue visto un hombre que, después de dar su nombre, no

volvió a ser visto,cuando se buscó en los archivos el historial del paciente se descubrió

que había muerto en esa misma habitación hacía unos años.



Se díce que las presencias se daban antes en la zona donde antaño estaba la cárcel,mientras

que otros las centraban por la zona de la ruinosa iglesia de estilo mudéjar,que a duras

penas Se mantiene en pie ante la pasividad de sus propietarios, la Diputación de Sevilla.



De todas formas,salvo por la aparición de la monja que mataba a gente,cuyo número de

apariciones,variaba según a quien se le preguntase,el resto de historias no eran conocidas

por el total de los escasos trabajadores.




En la segunda planta, Mientras los investigadores escuchaban las historias narradas por una

enfermera, el encargado de mantenimiento se afanaba en arreglar todos los timbres de las

habitaciones del ala que habían dejado de funcionar simultaneamente, no emitiendo el sonido

de aviso al ser pulsados por los enfermos.También, otro de los operarios de mantenimiento

contaba que días antes, una limpiadora se le acercó riñéndole porque había apagado la radio

que estaba escuchando.El hombre,escéptico,bromeó sobre el incidente pero si era cierta la

historia,aquel día la radio de la mujer se había apagado sola, sin intervención alguna.


Publicar un comentario en la entrada